DE EX JEFE A LÍDER

Los nuevos panoramas empresariales, demandan implementar mejores prácticas de trabajo dentro de las organizaciones, puesto que para mantener un ambiente productivo, con gran calidad y un excelente clima organizacional, muchas de las cabezas de área, ya sea directores, gerentes o supervisores, han dejado de ser jefes convirtiéndose en líderes.

De forma general, hemos identificado algunos puntos que, si tu te encuentras en dicho proceso de transición, podrán ayudarte a fortalecer tu figura como líder dentro de la organización:

  • Establece tiempos de entrega 

Sensibilizar a tu equipo de trabajo mediante la importancia de la entrega en tiempo y forma de sus metas u objetivos acordados, les da un mayor panorama de las expectativas que tienes respecto a cada uno de ellos y su capacidad de cumplir con sus responsabilidades laborales.

  • Reconoce los diferentes perfiles 

Considera que cada persona tiene capacidades y habilidades únicas, por lo que los retos particulares son enfrentados de forma diferente a lo que tu esperabas o hubieras hecho. De igual forma, toma en cuenta que no todas las personas experimentan los mismos niveles de estrés y ansiedad, por lo que se recomienda tratar de ayudar a tu equipo a mantenerse saludable, tanto física como mentalmente.

En este punto, es función de líder asegurar que el equipo de trabajo cuente con las herramientas adecuadas de trabajo a fin de no saturarlos en actividades laborales, ya que de ser así, el rendimiento del equipo de trabajo se ve afectado.

  • Expresa gratitud 

Esta recomendación va muy de la mano con el punto anterior, pues mostrar agradecimiento por los esfuerzos de tus colaboradores, así como reconocer el trabajo de tu equipo te permite mantenerlos motivados y fortalecer el sentimiento de acompañamiento.

Es decir, romper el viejo paradigma que el jefe solo da órdenes y recibe resultado, te permitirá un mayor acercamiento y confianza no solo en situaciones difíciles, sino también en momentos de gloria.

  • Tecnología actualizada 

Para asegurar los procesos de negocios, es importante no solo perfeccionar las actividades secuenciales que se deben seguir para obtener los resultados esperados, si no proveer de todas las herramientas necesarias para hacerlo.

Muchas veces, como líderes no nos percatamos que los equipos de trabajo de nuestro equipo ya son obsoletos o están desactualizados y por ende, el nivel productivo que pudieran alcanzar se ve por mucho mermado debido a dicha situación.

En este sentido, es importante siempre estar al pendiente de las necesidades recurrentes que en temas de TI pueda surgir durante la operación cotidiana de tu equipo de trabajo.

  • Establece KPI’s

Motiva a los miembros de tu equipo a crear sus KPI’s y metas diarias, de igual forma, procura que los resultados que tengan se compartan con su equipo para que todos se responsabilicen en lograr dichos objetivos.

Cabe mencionar que estos deben ir enfocados a los KPI’s de su perfil de puesto, por lo que es importante que cada uno de tus colaboradores los conozca y darles la libertad de definir la mejor estrategia según sus habilidades, para logar el total de sus métricas esperadas.

  • Promueve la adaptación al cambio 

Más allá del mirar el panorama actual del sector empresarial, es importante siempre fomentar la visión de un nuevo y mejor futuro, valuando desde los peores escenarios, hasta los más favorecedores. Esto te permitirá tener un equipo consciente ante contingencias, logrando así, el entendimiento de que existen situaciones fuera del microentorno empresarial, propiciando una rápida adaptación a los nuevos panoramas organizaciones.

Transmitirles un mensaje de cambio y las ventajas que conlleva el adaptarse, es una forma de promover la resiliencia y tener una mejor actitud a futuro.

  • Capacitación constante 

Indudablemente conocer a tu equipo de trabajo e identificar las áreas de oportunidad de cada uno de ellos o de forma general, te permitirá definir planes de capacitación o actualización ad hoc a las necesidades de la organización.