Conoce los beneficios del Plan Privado de Pensiones para tu empresa PPP (Plan Privado de Pensiones)

Blog-Image-001

PPP (Plan Privado de Pensiones)

Tomando información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), un Plan Privado de Pensiones (PPP) es un esquema voluntario establecido por el patrón o derivado de una contratación colectiva que busca otorgar una jubilación a los trabajadores adscritos a la entidad que diseñó el Plan Privado de Pensiones; en otras palabras, se busca incrementar el ahorro para el retiro.

Como preámbulo podemos señalar la actual Ley del Seguro Social de 1997, en tema de Afores establece que por cada $250,000.00 de recursos acumulados en la cuenta individual de las Afores, aproximadamente se tiene derecho a una pensión de $1,000.00 mensuales.

Lamentablemente la mayoría de los trabajadores a quienes se les tendrá que aplicar la Ley del Seguro Social de 1997 sólo tendrán derecho a una pensión mínima garantizada que oscila entre los $3,289 a los $4,345 a valores actuales en promedio, es decir, las aportaciones voluntarias destinadas para el fondo de ahorro para el retiro durante la vida productiva pueden no generar los mejores rendimientos

 

¿Qué tipo de PPP existen?

Para mejorar la calidad de vida de los trabajadores en un futuro, algunas empresas optan por llevar a cabo planes de pensiones adicionales a los que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social. A continuación, te dejamos algunos PPP ya existentes:

 

  1. Por beneficio definido: es el monto del beneficio que corresponderá a los trabajadores con derecho a una pensión.
  2. Por contribución definida: es el monto por concepto de las contribuciones que deberán aportarse a nombre de cada trabajador, o;
  • Híbrido o Mixto: es el monto de las aportaciones que deberán aportarse a nombre de cada trabajador, así como el monto de la pensión.

Beneficios del PPP

Es importante destacar que un Plan Privado de Pensiones puede ser diseñado por cada compañía y permite fomentar el ahorro en sus colaboradores, además de ser una excelente estrategia de retención de talento, ya que utiliza paquetes de compensaciones a mediano y largo plazo, como los mismos planes de pensiones, premios de lealtad y desempeño a los trabajadores.

No obstante, las cantidades aportadas para fines sociales, considerándose como tales las entregadas para constituir fondos de algún plan de pensiones establecido por el patrón o derivado de contratación colectiva, debe considerar algunos requisitos que establece la CONSAR.

Dichos requisitos se señalan en los numerales 13, 14 y 15 de las Disposiciones Generales del Plan de Pensiones:

  1. Sus beneficios deben otorgarse en forma general, es decir, cuando sean los mismos para todos los colaboradores de un mismo sindicato o para todos los empleados no sindicalizados.
  2. Las sumas de dinero destinadas a estos deben estar debidamente registradas en la contabilidad del patrón y ser enteradas por este, y
  • El empleador o quién este contrate como administrador, no puede entregar a los trabajadores ningún beneficio directo, en especie o en dinero con cargo al fondo, durante el tiempo que estos presten sus servicios a la empresa ni tampoco a quienes no hayan cumplido los requisitos del plan.

En materia fiscal, uno de los grandes beneficios es que la compañía tiene una deducción de hasta 53% de las aportaciones efectuadas a Fondos de Pensiones de Personal y de Primas de Antigüedad, cuando la suma de las contribuciones hechas por la Entidad y los Trabajadores no suman 12.5% del salario anual.

De la misma forma, no se paga ISR en pensiones menores a 15 UMAS mensuales y en el caso de Pagos Únicos, si están por debajo de 90 UMAS anuales.

Como se puede apreciar, los PPP representan un beneficio palpable tanto para las compañías como para los trabajadores, mismos que debido a la alta competencia y el interés por mejorar las condiciones laborales, así como un balance entre la vida profesional y laboral, se han vuelto necesarios para que las empresas enfoquen sus esfuerzos en el desarrollo del capital humano, sin dejar de lado el fomento al ahorro y los beneficios en materia tanto de seguridad social como fiscal.