Para comenzar con este artículo, es necesario saber qué es la responsabilidad solidaria en materia Laboral.

Los criterios emitidos por nuestros Tribunales Colegiados dicen que, la responsabilidad solidaria en materia del Trabajo consiste, en imponer a una o más personas una obligación, ya sea por existir un nexo, un vínculo o enlace entre ellas u otras, de carácter laboral, de tal forma que se permita considerarlas como una sola, aunque sean distintas y autónomas.

La responsabilidad solidaria en materia Laboral busca garantizar el cumplimiento de los derechos de los trabajadores e instituciones de seguridad social, de posibles problemas fiscales, fraudes o prácticas viciadas de las empresas contratantes para la reducción de costos financieros, que ponen en peligro el acceso a las prestaciones laborales de los empleados y el acceso a la seguridad social.

Para determinar si existe o no responsabilidad solidaria entre una persona y otra, es necesario que se den y se acrediten, los siguientes supuestos:

a) Que el servicio que se prestaba por el trabajador se realice de forma exclusiva a una persona distinta a quien lo contrató; y,

b) Que el que lo contrato no tenga recursos y elementos propios para cumplir con las obligaciones que derivan de la relación de trabajo.

¿Cómo evitar la responsabilidad solidaria en materia laboral?

Dentro del contrato de trabajo celebrado entre una empresa y un trabajador, regularmente se declara que “el contratista cuenta con los recursos necesarios y suficientes para el cumplimiento de las obligaciones que derivan de dicho pacto”, pero, solo es un indicio para acreditar su solvencia económica ante el empleado; situación distinta sucede en el contrato de prestación de servicios de tercerización, administración de nómina o suministro de personal celebrado entre la empresa Tercerista (Outsourcing) y su cliente, en el que, se puede exigir por parte de éste último, que se garantice el cumplimiento de las obligaciones por parte del primero.

Con relación a lo anterior y de la interpretación de la Ley Federal del Trabajo, se concluye que la responsabilidad solidaria puede evitarse, cuando el cliente se cerciora de que la empresa Outsourcing, cuenta con los medios propios para el cumplimiento de sus obligaciones legales, llámense de carácter Laboral, Fiscal, de Seguridad Social o de cualquier otra materia.

Por lo anterior, es de suma importancia que el cliente se cerciore en la celebración del contrato de prestación de servicios de tercerización, que la empresa Tercerista tenga los medios suficientes para cumplir con sus obligaciones futuras, incluso ésta última, puede ser exigida en el otorgamiento de una Póliza de Responsabilidad Civil o de Garantía a favor del cliente, que en todo caso lo librará de la responsabilidad solidaria.

Solicita una Cotización

mario_web_redhuman

Mario Adrián Navarrete Cedillo

Asociado de legal y relaciones laborales

El licenciado Mario Navarrete es abogado con una amplia trayectoria en consultoría de empresas del sector industrial, particularmente en temas de negociaciones y planeación contractual; prevención de controversias y relaciones laborales.

Compartir este artículo: